sábado, 26 de febrero de 2011

HISTORIA DE UNA MAESTRA

"La escuela sería mi único recurso. Por entonces, ya empezaba a sentir esa profunda e incomparable plenitud que produce la entrega al propio oficio. Me sumergía en mi trabajo y el trabajo me estimulaba para emprender nuevos caminos. Cada día surgía un nuevo obstáculo y, a la vez, el reto de resolverlo. Los niños avanzaban, vibraban, aprendían. Y yo me sentía enardecida con los resultados de ese aprendizaje que era al mismo tiempo el mío.

   Nunca he vuelto a sentir con mayor intensidad el valor de lo que estaba haciendo. Era consciente que podía llenar mi vida sólo con mi escuela. Cerraba la puerta tras de mí al entrar en ella cada día.  Y las miradas de los niños, las sonrisas, la atención contenida, la avidez que mostraban por los nuevos descubrimientos que juntos íbamos a hacer, me trastornaban, me embriagaban. Leíamos, contábamos, jugábamos, pintábamos, nos asomábamos a mundos lejanos en el tiempo y en el espacio; nos sumergíamos en mundos diminutos y cercanos que encerraban milagros naturales. Tras el descubrimiento de América, corría veloz el descubrimiento de la circulación de la sangre. Tras la solución de un problema aritmético, la reflexión sobre una poema. Y luego, por qué brillan las estrellas, por qué el hombre ha conseguido volar. Por qué , por qué ...

   Yo me decía: No puede existir dedicación más hermosa que ésta. Compartir con los niños lo que yo sabía, despertar en ellos el deseo de averiguar por su cuenta las causas de los fenómenos, las razones de los hechos históricos. Ése era el milagro de una profesión que estaba empezando a vivir y que me mantenía contenta a pesar de la nieve y la cocina oscura, a pesar de lo poco que aparentemente me daban y de lo mucho que yo tenía que dar. O quizá por eso mismo. Una exaltación juvenil me trastornaba y un aura de heroína me rodeaba ante mis ojos. Tenía que pasar mucho tiempo hasta que yo me diera cuenta de que lo que me daban los niños valía más que todo lo que ellos recibían de mi"
                                                                      Josefina Aldecoa, "Historia de una maestra"








"No importa de dónde sacas las ideas, importa a dónde las llevas".Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu visita me alegra. Puedes hacer comentarios, expresarte y opinar con total libertad.
Espero vuelvas a verme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...